Apoyando

a familias afectados por la violencia doméstica

 

A ellos también les duele.

Desafortunadamente, cuando los adultos lidian con violencia por parte de la pareja, también lo hacen sus hijos.

 

Aun cuando presenciar violencia doméstica puede tener un profundo efecto en los niños y adolescentes, la CCADV cree en la fortaleza y resiliencia de cada niño y cada familia. Los defensores de niños y familias de las 18 organizaciones miembros de la CCADV le brindan servicios holísticos, tanto al menor como al padre/madre sobreviviente del menor, que atienden sus necesidades únicas y fortalecen sus vínculos.

Nadie crece esperando convertirse en maltratador. La violencia doméstica es un comportamiento aprendido que puede desaprenderse. Al atender el maltrato que los niños han presenciado siendo aún muy pequeños, les brindamos las habilidades y la resiliencia que necesitan para no ser definidos por lo que presenciaron y para que no lleven esos mismo comportamientos poco saludables a sus propias relaciones adultas. ¡Podemos ayudar a los niños y a las familias a prosperar!

Los niños varones que son testigos a la violencia doméstica tienen doble probabilidad de maltratar a sus propias parejas e hijos cuando se hacen adultos.

 

Los niños:
experimentando la violencia doméstica

Los niños tienden a saber más de lo que pensamos. Con frecuencia ven, escuchan y sienten el maltrato que ocurre en sus hogares.

Lo ven. Pueden ver directamente un acto de violencia o pueden ver las consecuencias, tal como un agujero en la pared, objetos rotos, o la lesión resultante.

Lo escuchan. Aún cuando estén en otra habitación o se crea que están dormidos, con frecuencia los niños escuchan las discusiones, amenazas y golpes.

Lo sienten. Los niños pueden sentir el estrés y la tensión experimentados por sus padres e incluso pueden preocuparse en relación a la próxima vez que verán o escucharán algo. Y ellos también pueden ser empujados o golpeados por el padre/la madre maltratador(a), en particular si intentan defender al sobreviviente.

 


 

Muchos niños desarrollan sus propias estrategias de afrontamiento y pueden no mostrar signos evidentes de estrés.

Otros pueden tener dificultades con problemas complejos en casa, en la escuela o con sus compañeros. Algunos comportamientos comunes que puede percibirse en niños muy pequeños son retrasos del habla, retraso del control de esfínteres, volver a orinarse en la cama y chuparse el dedo, y ansiedad de separación grave. En preadolescentes, puede percibirse ira, expresiones de culpa y reproche, y bajas calificaciones.

Los efectos de lo experimentado por los chicos lucen diferentes, particularmente a diferentes edades, pero con frecuencia tienen efectos negativos tanto en el desarrollo emocional como en el cognitivo, lo que resulta en comportamientos desafiantes.

Para ayudar al niño a prosperar, es clave trabajar tanto con el niño como con el padre/la madre sobreviviente para desarrollar factores de protección que fortalezcan su resiliencia. Si las redes de protección del niño funcionan bien, el desarrollo es sólido incluso frente a adversidades graves.

 

El 31 % de los niños que son testigos de violencia doméstica declaran haber sido maltratados físicamente.

(en comparación con sólo el 5 % de los niños que no son testigos de violencia doméstica.)

Noviazgos adolescentes: las señales de violencia

Es complicado.

Ese es un eufemismo para casi todo lo que viven los adolescentes, especialmente cuando salen en citas. Cuando los adolescentes comienzan a salir en citas, pueden divertirse mucho pero aún así sentirse abrumados y confundidos respecto a cuáles comportamientos son saludables y cuáles no durante las citas.

Los límites pueden ser imprecisos entre comportamientos que demuestran amor y afecto y aquellos que demuestran celos y control.

 


 

Entonces, ¿cómo es una relación saludable?

El respeto, la equidad y la comunicación son claves en las relaciones saludables.

 

Una relación saludable implica que:

  • Se respetan y son honestos entre sí
  • Puede comunicar sus sentimientos sin preocuparse de enfadar a la otra persona
  • Las opiniones de ambos son importantes y cada uno respeta los límites del otro
  • Ambos entienden que cada uno necesita tiempo para compartir con amigos o familiares por sí solo
  • Se apoyan mutuamente, incluso cuando no están de acuerdo

Y ¿cuáles son algunos comportamientos pocos saludables al salir en citas?

  • Insultarle o menospreciarle delante de los demás
  • Ponerse celoso cuando usted habla con sus amigos y desanimarlo(a) de pasar tiempo con amigos o familiares
  • Comprobar constantemente cómo se encuentra o exigir saber dónde está
  • Revisar su teléfono, correo electrónico o cuentas de redes sociales sin su permiso
  • Presionarlo(a) a participar en cualquier actividad sexual
Su adolescente puede estar experimentando una relación abusiva si empieza a aislarse, comienza a sacar malas calificaciones, empieza a involucrarse en comportamientos de riesgo, o comienza a pelearse y acosar. Es importante que los adolescentes sepan que...

el amor nunca debe lastimar, ni física ni emocionalmente.

Y que todos tienen derecho a sentirse seguros y bien consigo mismos.

Recursos
para navegar el abuso en el hogar.

Puede ser demasiado.
Podemos ayudar.

Bien sea usted un(a) sobreviviente que intenta proteger a sus hijos del maltrato que está experimentando o un padre/una madre que ayuda a un hijo adolescente a sortear su propia relación poco saludable, nuestros defensores pueden ayudar.

 

Nuestros defensores de niños y familias trabajan tanto con el menor como con el padre/la madre sobreviviente para ayudar a fortalecer su vínculo. Las intervenciones más eficientes que ayudan a los chicos son aquellas que ayudan a sus padres a mejorar su propia seguridad y a desarrollar su propia resiliencia, de modo que tengan las habilidades necesarias para afrontar los retos de forma constructiva e interactuar positivamente con sus hijos. Nuestros defensores pueden ayudar con el desarrollo continuo de la planificación de seguridad apropiada según la edad y los servicios informados sobre el trauma.

Los defensores también pueden ayudar a los adolescentes que tengan preguntas sobre sus propias relaciones. Los educadores comunitarios en nuestras 18 organizaciones miembros van a las escuelas locales para educar directamente a los chicos y para servir de recurso. Y si usted es un padre/una madre que busca alguna orientación sobre cómo ayudar a su adolescente, podemos ofrecerle algunas sugerencias para que apoye a su adolescente y lo guíe para que reconozca el comportamiento poco saludable.

Como Ayudar
Tu Familia

Con frecuencia los chicos ven, escucha y sienten más de lo que pensamos. Creemos que aunque los chicos puedan experimentar violencia doméstica en sus hogares, no tienen por qué ser definidos por esta.

¡Ingrese a nuestros defensores de niños y familias!

Comunicate con nuestros defensores

El Programa de defensa de los niños y familias de la CCADV brinda un enfoque integral y holístico para apoyar a las familias que sufren traumas. Tomamos en cuenta las necesidades individuales de los niños y del padre/de la madre sobreviviente.

Recibe Ayuda con Safe Connect

siempre hay opciones

La defensa del niño crea factores de protección en los niños mediante el bienestar emocional, la resolución de conflictos y la identificación de una red de apoyos sociales sólidos.

Nuestros defensores también fomentan la resiliencia parental y los mecanismos constructivos de afrontamiento.

Haga un Plan con Safe Connect

Basados en la evidencia

Algunos de los programas basados en la evidencia e informados sobre el trauma que utilizamos actualmente son:

- Evaluación de la primera infancia Devereux (DECA, por sus siglas en inglés)
- Programa de empoderamiento de la madre y club de chicos
- Terapia lúdica, musical y artística
- Respuestas específicas del niño ante el trauma y la violencia